Restauración del retablo de la Coronación de la Virgen

El pasado jueves, 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción, tuvo lugar en la iglesia de Ntra. Sra. del Socorro de los PP. Agustinos, la inauguración de la restauración integral del retablo de la Coronación de la Virgen, obra barroca del siglo XVIII.

El acto fue celebrado en la misa solemne, presidida a las 12,00 h., por el Rector de la iglesia, P. Jesús Miguel Benítez, y concelebrada por los PP. José Luis Ovejero, prior de la comunidad, y Baltasar Ramis.

Comenzó la celebración con el canto del Ángelus ante la capilla de la Coronación, siguiendo la celebración de la Eucaristía en el altar mayor y concluyendo esta con el canto de la Salve ante la capilla restaurada.

El retablo es una muestra preciosa y original de los conocidos como “retablos de rosario”, por adornarse con pequeños lienzos sobre los misterios marianos. La imagen central es una talla de la Virgen María coronada por la Santísima Trinidad. El retablo se hizo a principios del siglo XVIII, por iniciativa y a expensas de P. Martín Font Perelló, miembro de la comunidad del Socorro. La imagen de la Virgen es una impresionante muestra barroca de madera tallada y policromada, obra de Andrés Carbonell, (c. 1690-1764) según una tabla que se oculta en el interior de la imagen. A ambos lados del cuerpo central del retablo encontramos dos lienzos con santos agustinos: el Beato Gonzalo de Lagos, agustino portugués, a la izquierda, obra de 1.854; y el lienzo de San Liberato, San Bonifacio y compañeros, agustinos mártires africanos del siglo VI, a la derecha, de 1.855. Ambos lienzos son obra del pintor mallorquín Salvador Torres, realizados por encargo del P. Gonzalo Arnau, agustino exclaustrado, que era custos de la iglesia del Socorro en las fechas en que fueron realizados, según las leyendas que se conservan en el reverso de los lienzos.

Esta capilla era conocida también como capilla de la Purísima por el lienzo de la Inmaculada Concepción, del siglo XVIII, con el que se cerraba el camarín de la Virgen, posiblemente en las fiestas de la Inmaculada, permitiendo también la ostensión del misterio de la Coronación. Curiosa muestra, pues, de retablo-telón, que responde a la expresión barroca de la liturgia. Este lienzo ha sido retirado de su lugar original por el deficiente estado de conservación y está a la espera de una restauración integral.

El conjunto del retablo, imágenes y lienzos han sido restaurados en diferentes fases, desde mayo de 2015, por el taller de restauración palmesano Es Taller, bajo la dirección de María Montserrat Dezcallar Sitjar y la estrecha colaboración de Elena Saíz Santa María y María Noemí Casellas García.

Es admirable la transformación que se ha ido realizando desde hace una década en la Iglesia de Ntra. Sra. del Socorro. Aparte del esmerado cuidado de la liturgia y la atención pastoral a los fieles, centro de la misión de la comunidad agustiniana, junto a la labor educativa en el colegio San Agustín, es admirable la labor lenta y cuidada de los PP. Agustinos en el mantenimiento y restauración del patrimonio artístico y espiritual, herencia de sus mayores, que se guarda entre los muros de esta iglesia palmesana.

Ver reportaje IB3 “Mosaic” 11 de diciembre de 2016:

Marcar el Enlace permanente.