El martes 18 de diciembre, fiesta de Ntra. Sra. de la Esperanza, se celebró una misa solemne en la iglesia de Ntra. Sra. del Socorro, de los agustinos de Palma, en acción de gracias por la beatificación de las Hnas. Caridad Álvarez y Esther Paniagua, agustinas misioneras, mártires, que fueron beatificadas en Orán (Argelia) el 8 de diciembre pasado, junto a sus 17 compañeros mártires.

Los agustinos en Mallorca, en unión con las agustinas Hermanas del Amparo, quisieron de esta manera expresar, como Familia Agustiniana, su comunión con la Congregación de Agustinas Misioneras y con toda la Orden, haciendo pública la acción de gracias por el testimonio de estos mártires y el gozo por contar con dos Hermanas, testigos mártires de amor al pueblo argelino, la tierra de San Agustín, intercesoras en el cielo.

Presidió la celebración el Sr. Obispo de Mallorca, Mons. Sebastián Taltavull, concelebrando la comunidad. Nos acompañó el Superior de los jesuitas del colegio de Montesión, P. Norberto Alcover. Asistió un nutrido grupo de fieles, destinatarios de la labor pastoral de los agustinos y las agustinas del Amparo.

Al término de la celebración se leyeron mensajes del P. Alejandro Moral, Prior General de la Orden de San Agustín; de la Hna. Piedad Pacho, Superiora General de las Agustinas Misioneras y de la M. Carmen Torres, Superiora General de las Agustinas del Amparo.

Terminada la misa, en el comedor del colegio San Agustín se compartió una chocolatada, ofrecida por la Cofradía Creu de Calatrava, con sede en nuestra iglesia, y un rato de fraternidad y fiesta.

Fiesta de familia, en unión de almas y corazones, en el gozo y la alegría de los hijos e hijas de Agustín de Hipona, desde esta iglesia local de Mallorca, de tantas y tan destacadas huellas de agustinidad en los siglos.

fray JM, Rector del Socors