La iglesia-capilla de la Virgen de Desamparados

desamparats2De la primera mitad del siglo XV, esta capilla fue construida o reconstruida bajo el pontificado del obispo Gil Sancho Muñoz, que fue nombrado prelado de Mallorca en 1429 ó 1430, después de renunciar a su condición de antipapa, sucesor de Benedicto XIII, o Papa Luna, con el nombre de Clemente VIII, atrincherado en Peñíscola. En la clave de los arcos del presbiterio se observa el escudo de armas de dicho obispo. La fábrica está atribuida al arquitecto Guillem Sagrera, creador y director de la artística Lonja de Palma, su obra maestra.

En ella se fundó, poco después de su construcción o reconstrucción, la cofradía de Ntra. Sra. de Gracia. Esta cofradía acogía a los judíos conversos mallorquines, que usaban este templo como lugar de enterramiento.

Los agustinos reciben este templo en 1544, al tener que abandonar el convento extramuros de Ntra. Sra. de Itria. Levantando junto a ella, en la segunda mitad del XVI el convento del Socorro y, posteriormente, en el siglo XVII la iglesia del mismo título y en el XVIII la torre campanario entre las fachadas de ambos templos, tal como se conserva en la actualidad.

En el exterior, que da a la calle del Socorro, la capilla queda adosada a la torre. El frontispicio, originariamente gótico, se modificó el año 1804. Del estilo gótico solamente conserva la portada.

En el tímpano estuvo colocada una antigua imagen de Ntra. Sra. de Gracia del año 1717. Es una talla de madera policromada del escultor Bartomeu Vilar, que se realizó para el retablo mayor en 1621. Restaurada para su conservación, se expone en el interior del templo.

En su interior, la iglesia es una nave única de planta rectangular, un poco irregular, que mide 27 m de largo, incluido el presbiterio. Su altura hasta la clave es de 11 m. En los muros se ven cegadas las ventanas en ojiva, propias del gótico.

El retablo actual es obra de comienzos del siglo XVIII, de estilo barroco, perteneciente a la escuela mallorquina, con pervivencias del tardío Renacimiento, como les sucede a los retablos de la iglesia mayor. Preside el retablo una imagen de Ntra. Sra. de los Desamparados del escultor mallorquín Tomás Vila Mayol, de madera policromada, de 1959. La devoción a Ntra. Sra. de los Desamparados se extiende a partir del siglo XVIII en este templo, sustituyendo el nombre de esta advocación mariana al tradicional de “Ntra. Sra. de Gracia”.

La capilla actualmente se encuentra cerrada al culto por su deficiente estado, a la espera de una deseada restauración. En ella se guardan los pasos procesionales de la Cofradía Cruz de Calatrava.

Comentarios cerrados.