La iglesia del Socorro

socors10Exterior del templo

Nos encontramos con una doble fachada, dividida por la torre campanario. La de la izquierda corresponde a la iglesia del Socorro, propiamente dicha. Es una fachada sobria, ocupada por un frontispicio rectangular, en la que se abre un gran ventanal que da luz al interior del templo. La portada es de corte neoclásico y está formada por un arco de medio punto, cuya clave se adorna con una rocalla, donde figura el escudo de la Orden agustiniana. Sobre la portada se abre un nicho que alberga una imagen, tallada en piedra, de Nuestra Señora del Socorro. Esta portada fue restaurada el año 2014 por la Orden Agustiniana.

La fachada de la izquierda es de la capilla de Desamparados. En su origen fue gótica, pero fue modificada en 1804, al gusto de la época. La portada sí conserva la arquivolta gótica. El tímpano conservó hasta su restauración una imagen de madera tallada de la Virgen de Gracia del XVII.

Pero lo que más llama la atención del conjunto de exteriores es la torre campanario, original entre las palmesanas, por su altura (47 m.) y su estructura octogonal, de caras marcadamente desiguales, debido sin duda a las exigencias del solar y el respeto a la línea de la calle. Obra en piedra marés, mantiene su esbeltez y belleza tras su restauración en 1996.

Interior del templo

La iglesia es de planta rectangular, con 40 metros de largo por 13,35 de ancho en su nave principal y única, con cinco capillas laterales de 4 metros de profundidad, a cada lado de la nave. Toda la fábrica es de piedra sillar de marés mallorquín. Nos encontramos ante un templo de línea arquitectónica austera y elegante, dentro del sobrio estilo clásico en los inicios del barroco mallorquín.

En el interior vemos un doble alzado, el primero lo ocupan las capillas laterales y el segundo lo configura una tribuna abierta, en tramos correspondientes a las capillas, con balaustrada de influencia renacentista y arcos geminados de medio punto, unidos por un pilar que descansa sobre la imposta que lleva el escudo familiar de los colaboradores en la construcción de la iglesia.

La bóveda es de cañón, con una altura de 20,50 metros, con arcos reforzados, que dividen la bóveda en cinco tramos, que corresponde a las calles del alzado, a las capillas y al coro. En el centro de cada parte de la bóveda se ve el blasón de algunas de las familias bienhechoras.

Adosada a esta iglesia se conserva la capilla de Ntra. Sra. de los Desamparados, que describimos en su lugar, así como la capilla de San Nicolás de Tolentino, conocida también por “Siete Capillas”, de forma octogonal y con su famosa cúpula barroca.

Comentarios cerrados.