Coronación de la Virgen

coronacionCapilla de la Coronación de la Virgen o de la Purísima

Así se conoce esta capilla, en cuyo camarín central se representa a la Virgen María, coronada por la Santísima Trinidad. El retablo se hizo a principios del siglo XVIII, por iniciativa y a expensas de P. Martín Font Perelló, miembro de la comunidad del Socorro. La imagen de la Virgen es una impresionante muestra barroca de madera tallada y policromada, obra de Andrés Carbonell, (c. 1690-1764) según una tabla que se oculta en el interior de la imagen. Este retablo es un modelo de los conocidos como “retablo de rosario, por adornarse con pequeños lienzos sobre los misterios marianos. Son obra anónima. A ambos lados del cuerpo central encontramos dos lienzos de santos agustinos: el Beato Gonzalo de Lagos, agustino portugués, a la izquierda, obra de 1.854; y el lienzo de San Liberato, San Bonifacio y compañeros, agustinos mártires africanos del siglo VI, a la derecha, de 1.855. Ambos lienzos son obra del pintor mallorquín Salvador Torres, realizados por encargo del P. Gonzalo Arnau, agustino exclaustrado, que era custos de la iglesia del Socorro en las fechas en que fueron realizados, según las leyendas que se conservan en el reverso de los lienzos.

El conjunto del retablo, imágenes y lienzos han sido restaurados durante 2015-2016, por el taller de restauración palmesano Es Taller, bajo la dirección de Montserrat Dezcallar.

Se conoce también como capilla de la Purísima por el lienzo de la Inmaculada Concepción, del siglo XVIII, con el que se cerraba el camarín de la Virgen, posiblemente en las fiestas de la Inmaculada, permitiendo también la ostensión del misterio de la Coronación. Curiosa muestra, pues, de retablo-telón, que responde a la expresión barroca de la liturgia. Este lienzo ha sido retirado de su lugar original por el deficiente estado de conservación y está a la espera de una restauración integral.

Comentarios cerrados.